Planificación Estratégica y Gestión del Cambio.

Toda organización posee una estrategia, ya sea implícita o explícita. Esta puede surgir a partir de un proceso de planeación o puede haberse originado en forma implícita a través de la actividad agregada de cada unidad o departamento funcional de la organización.

La planificación estratégica, mediante un proceso explícito de formulación tiene efectos positivos y significativos en una organización, pues permite que las distintas unidades desarrollen su acción en coherencia con los objetivos transversales que se hayan definido

Específicamente en el sector público, la organización está ejecutando y  controlando programas, proyectos y monitoreando el cumplimiento de las  responsabilidades, por esto la planeación debe ir acompañada de un  sistema de control que pueda monitorear y controlar el cumplimiento de  las acciones realizadas en función de los objetivos propuestos.

Reconocer equipos de trabajo en función de un plan estratégico es un  asunto relevante. Para obtener los resultados esperados, es fundamental  identificar como el equipo se comunica, interactúa y vincula de manera  positiva frente a los objetivos. La cultura organizacional se vuelve clave  para lograr los cambios.